Cómo hacer que los niños pierdan el miedo al dentista

 

Actualmente es muy común que los dentistas escuchemos frases como “odio a los dentistas”, “le tengo miedo al dentista”, “el ruido del taladro que usan me pone muy nervioso” o “¿me va a inyectar?,estas fobias a la visita dental se generan desde que somos pequeños debido a una mala experiencia, mala higiene y cuidado de la salud bucal, pero también a la mala intensión de los padres hacia los hijos al hacer referencia de lo que se realiza en una consulta.

Es decir, algunos padres cuando el infante llora o hace berrinches lo tratan de asustar para que se calme con frases como “te voy a llevar al doctor para que te inyecte”, “Mañana vamos con el dentista para que te saque una muela” etc., lo cual predispone a los menores cuando realmente necesitan de una consulta dental.

También en ocasiones los padres tienen la culpa de que el proceso o tratamiento sea más traumático para los niños, ya que descuidan los dientes de sus hijos al dejar que se duerman con la mamila en la boca generando que se presenten caries muy avanzadas provocando dolor intenso, y al visitar al dentista el dolor, la ansiedad, la desesperación más la inyección para poder quitar la caries sean asociadas como la peor visita médica que exista.

Por lo anterior, te hacemos las siguientes recomendaciones, ponlas en práctica y verás como la actitud en la próxima visita dental será placentera para ti y para tus hijos.

  • Nunca hagas comentarios negativos.
  • Procura que tus hijos vean cuando tú te lavas los dientes, ellos siempre imitan lo que los adultos hacen.
  • Compra pastas dentales con personajes o sabores que sean agradables para ellos y laven sus dientes en familia.
  • Juega con ellos al dentista, deja que ellos hagan el papel del dentista en tu boca y viceversa, agradéceles por “haber curado tus dientes” y cuando te toque el rol del dentista a ti dales un pequeño premio que no esperaban.
  • Convierte la visita al dentista en una hábito semestral, ya que así solo el profesional se encargará de procedimientos preventivos en vez de restaurativos, además de que son más rápidos de realizar y mucho más baratos. Otro beneficio es que se irán familiarizando con el doctor y no será un extraño para ellos en las consultas futuras.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *